.

.

.

..

TRADUCTOR

Google-Translate-Chinese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Italian Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Spanish to Portuguese

jueves, 29 de julio de 2010

1ª Ley de la Potencialidad Pura.

Consiste en aplicar ‘la potencialidad pura’ en la vida cotidiana.- En nuestro estado esencial somos conciencia pura, es decir: potencialidad pura. Los atributos de la conciencia son el conocimiento, el silencio infinito, el equilibrio perfecto, la invencibilidad, la dicha y la simpleza. Todo está en nuestra naturaleza en un sentido profundo.

Hay tres pautas para que tengamos acceso a esa potencialidad que son:

- El silencio.
- La meditación.
- El hábito de no juzgar.

Mediante estas tres prácticas diarias y habituales la potencialidad en nosotros surgirá por encima del Yo social y del ego que mueve nuestros pasos y nos alinearemos con el mundo de la energía, ese caldo inmaterial que constituye la fuente del mundo material y que está siempre en movimiento.
CÓMO APLICAR LA LEY DE LA POTENCIALIDAD PURA
Pondré a funcionar la ley de la potencialidad pura comprometiéndome a hacer lo siguiente:

1) Me pondré en contacto con el campo de la potencialidad pura destinando tiempo todos los días a estar en silencio, limitándome sólo a ser. También me sentaré solo a meditar en silencio por lo menos dos veces al día, aproximadamente durante treinta minutos por la mañana y treinta por la noche.

2) Destinaré tiempo todos los días a estar en comunión con la naturaleza y ser testigo silencioso de la inteligencia que reside en cada cosa viviente. Me sentaré en silencio a observar una puesta del sol, o a escuchar el ruido del océano o de un río, o sencillamente a oler el aroma de una flor. En el éxtasis de mi propio silencio, y estando en comunión con la naturaleza, disfrutaré el palpitar milenario de la vida, el campo de la potencialidad pura y la creatividad infinita.

3) Practicaré el hábito de no juzgar. Comenzaré cada día diciéndome: "Hoy no juzgaré nada de lo que suceda", y durante todo el día me repetiré que no debo juzgar.

No hay comentarios: