.

.

.

..

TRADUCTOR

Google-Translate-Chinese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Italian Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Spanish to Portuguese

lunes, 28 de junio de 2010

Frecuencias de Ascensión “Solfeggio"


Que son las Frecuencias de Ascensión Solfeggio?
Las antiguas frecuencias de Ascensión Solfeggio, son frecuencias que pueden iniciar su proceso de ascensión.
Estas frecuencias de sonido originales, fueron aparentemente usadas en los Antiguos cantos Gregorianos, tales como el gran himno a San Juan el Bautista, junto con otros que las autoridades eclesiásticas, dieron como perdidos hace siglos. Los cantos y sus tonos especiales, según se dice, impartían una tremenda bendición espiritual cuando eran cantados en armonía, durante las misas. Estas poderosas frecuencias fueron redescubiertas por el Dr. Joseph Puleo, tal como se describe en el libro “Healing Codes for the Biological Apocalypse” (Códigos sanadores para el Apocalipsis Biológico), del Dr. Leonard Horowitz. Rindo homenaje a estos dos caballeros por el papel que les tocó desempeñar, ayudando a devolver estas frecuencias perdidas, a la humanidad.


Las seis frecuencias Solfeggio, incluyen:
UT – 396 Hz –  Liberación de culpas y miedos
RE – 417 Hz –
  Deshacer situaciones y facilitar los cambios
MI – 528 Hz –
  Transformación y milagros (reparación del ADN)
FA – 639 Hz –
  Conexiones y Relaciones
SOL – 741 Hz – Despertar de
la Intuición
LA
– 852 Hz – Retorno al Orden Espiritual



Por ejemplo, la tercera nota, frecuencia 528, se relaciona con la nota MI de la escala y se deriva de la frase “MI-ra gestorum”, que en latín, significa MILAGRO.
Sorprendentemente, esta es la frecuencia exacta usada por los biogenetistas para reparar el ADN roto, el programa genético sobre el cual se basa la VIDA!!

Una pequeña historia
Hacia el cambio de siglo, el concepto de ADN, entró en el conciente colectivo del mundo. Nosotros hemos encarnado en esta experiencia humana, como seres divinos, con un programa, un “set” de instrucciones. Sabemos que un muy pequeño porcentaje (un 3%) de aquellas instrucciones, resuelve nuestra fisiología.
Carl Sagan dijo que la mayor parte de nuestra información genética (aproximadamente un 97%, es ADN no utilizado. El se refería a esto como un “galimatías genético”. ¿Es posible que la mayor parte de lo que somos, aún esté dormida como nuestro potencial humano?
En el viejo paradigma religioso, “potencial” permaneció como un misterio para la mente humana, es por eso que acuñamos un término místico llamado ESPIRITU. Espíritu, fue algo distante de lo que éramos, algo que no teníamos, y que solo podría ganarse a través de los sistemas de la mayoría de las religiones.
El viejo paradigma y su premisa establecían que nosotros comenzamos como seres en el útero de nuestras madres. Teillard de Chardin, nos dice que no somos seres humanos tratando de vivir una experiencia espiritual, sino seres espirituales teniendo una experiencia humana.
Esta elevación de la percepción, causa una tremenda diferencia en la forma en que nos percibimos a nosotros mismos, en esta tercera/cuarta dimensión de tiempo-espacio continuo.
Siendo un estudiante de “Un curso de Milagros”, hacia fines de los ochenta, me enfrenté con una dicotomía, en la idea de que no somos un cuerpo. Nunca entendí este precepto del todo, hasta que leí una acotación de Albert Einstein que rezaba: “En lo que respecta a la materia, hemos estado completamente equivocados. Lo que nosotros llamamos materia es energía, cuya vibración ha sido descendida hasta hacerla perceptible a los sentidos. No hay materia.” Lo que creo es que lo que se establece es que en el más profundo nivel, no estamos separados, como un cuerpo, como un espíritu, como un alma, somos seres de energía. Este es el nivel de conciencia que está siendo abierto a nosotros desde el cual, un nuevo paradigma está emergiendo para el propósito de “sanear” toda separación. La frase popular “Lo divino es en mi”, me hace a “mi”, estar separado de lo Divino. Puedo sugerir elevar el concepto diciendo: “Lo Divino, COMO yo”, para remover la separación.
Según nos vamos moviendo desde la genética y conceptos como ALMA, “compañeros del alma”, o “trabajos del Alma”, nos movemos más allá de la diagnosis física, adentrándonos en un nuevo campo de la física cuántica. En este nuevo campo, donde la conciencia es vista como un campo unificado donde todo es todo lo demás (TOE – la teoría del todo), no hay límites.
No hay “esto” o “aquello”, no hay “tú” o “yo”. Es un puro campo de conciencia.
Resolví la dicotomía acerca de que “no somos nuestro cuerpo”, cambiando mi percepción, de “genética”, a “energética”, dándome cuenta que esto no implica ignorar nuestra fisiología, sino reconocer al cuerpo como energía, vibrando a una frecuencia muy densa.

Como se perdieron las Frecuencias Solfeggio?
Las frecuencias fueron brindadas a la iglesia, muchos años atrás para un propósito espiritual. Esto fue hace mucho, cuando la iglesia era un lugar maravilloso para la gente en los pueblos, para reunirse. La Iglesia, servía como un lugar social, político y espiritual. La gente asistía a la Misa, la cual, en esos tiempos, se decía en latín (hasta el Concilio Vaticano II). Cuando la gente cantaba en Latín, o en tonos musicales, era muy poderoso, porque se conseguia atravesar todas las formas limitadas de pensamiento, hacia niveles más profundos del subconciente, accediendo a percepciones más allá del sistema de creencias.
Cuando entonamos, hacemos cánticos, o percusión, esto puede ser una forma de dirigir la energía para propósitos de transformación.
Vibración y sonido pueden ser usados, como la mayoría de las cosas, con una intención positiva, o una negativa. Usados negativamente, esto no es más que control y manipulación. La mayor parte del mundo, ha sido construida sobre el control y la manipulación, por la forma en que nos comunicamos a través del lenguaje. Muchos textos diferentes, como La Biblia, nos hablan de la importancia de hacer sonidos – sea con cantos, percusión, o hablar en lenguas (como los carismáticos fundamentalistas hacen), todas son formas diferentes con que las personas pueden acceder a niveles más profundos de sí mismos. Yo sugiero que las Tonales de Solfeggio, son una de las más puras maneras de hacerlo con intención positiva.

Entonación exacta – Doce tonos de igual temperamento
Tal como observáramos antes, otra razón, por la cual las frecuencias del Antiguo Solfeggio llegaron a “perderse”, fueron los cambios en las prácticas de entonación, a lo largo de la historia. El método standard de entonación de los últimos doscientos años, es bastante diferente de las prácticas de entonación de la antigüedad, hasta el siglo XVI. Estas prácticas de entonación antigua, usaban un sistema conocido como la Entonación Exacta. La práctica de entonación adoptadas por las culturas occidentales durante los siglos dieciseis, diecisiete y dieciocho, son usadas todavía, y se conocen como los Doce tonos de igual temperamento. La explicación de los fundamentos para estos sistemas de entonación, son de gran complejidad como para este artículo, pero la siguiente cita del libro escrito por David B. Dooty, titulado “Manual de la Entonación Exacta”, podría darnos una idea del confinamiento al que fuera relegada la música. “Esencialmente, la música ha sido colocada en una caja de limitaciones”, como resultado de la rigidez impuesta por los standares de entonación de los doce tonos, aún usados hoy día.
“Pese a que es difícil describir las especiales cualidades de los intervalos de Entonación Exacta, para aquellos que nunca los han escuchado, palabras como claridad, pureza, suavidad y estabilidad, vienen rápidamente a nuestra mente. Los intervalos supuestamente consonantes y acordes del temperamento de los Doce Tonos, desviados por simples razones de variaciones de grados, suenan ásperos, agitados, o turbios en comparación.”
La Entonación Exacta, puede ser hallada en muchos de los grandes Padres de la Música Clásica, Beethoven y Haydn, solo por nombrar a algunos. Ellos no usaban el temperamento de los Doce Tonos, y pienso que es porque tenemos una experiencia más rica cuando escuchamos música que fuera compuesta varios cientos de años atrás. La música clásica basada en la Entonación Exacta, nos da un rapport diferente respecto del tiempo-espacio, y nos lleva hacia el interior de nuestros chakras superiores.
Los cantos de los nativos americanos, muchas veces se basan en la Entonación Exacta. Los cantos pueden sonar monótonos, pero estamos descubriendo que dentro del sonido monótono, existen armonías multidimensionales.

Como estos tipos diferentes de tonos afectan nuestra salud
Consecuentemente, a partir de que toda la música de nuestro mundo contemporáneo (desde comerciales hasta modernos himnos y sinfonías), han sido compuestos utilizando la escala de Doce Tonos, toda ella tiene límites vibracionales. Como resultado la frecuencia vibracional de los tonos de la música moderna, puede crear situaciones como “ encierro mental”, emociones inútiles o suprimidas, y pérdidas de conciencia real basadas en el miedo, todas las cuales tienden a manifestarse en síntomas físicos de “enfermedad”.
Esto, en contraste con la música creada a partir de la Escala del Antiguo Solfeggio, la cual estimula la vibración de creatividad expansiva, resolución rápida y sencilla de los problemas, y salud holística.
Nuevamente, deberíamos notar que a pesar de que algunas de las notas contemporáneas se aproximen al Solfeggio, no tienen las mismas frecuencias que los tonos antiguos. Por ejemplo: el tono del Solfeggio correspondiente a MI, vibra a 528 Hz. El más aproximado y comparable de los modernos, es el DO (C para la notación musical americana), sobre el medio C, el cual vibra a 512 Hz. Nuestras investigaciones indican que las frecuencias vibracionales contenidas en los tonos del Solfeggio, mantienen sus potenciales sanadores originales.

Puedes descargas cada frecuencia desde los siguientes link:

UT – 396 Hz –  Liberación de culpas y miedos

RE – 417 Hz –
  Deshacer situaciones y facilitar los cambios

MI – 528 Hz –
  Transformación y milagros (reparación del ADN)

FA – 639 Hz –
  Conexiones y Relaciones

SOL – 741 Hz – Despertar de 
la Intuición

LA
 – 852 Hz – Retorno al Orden Espiritual

Solfeggio Alpeggio. 396 417 528 639 741 852 963

No hay comentarios: